Mindfulness Como Terapia Antiestrés

Autora: Giselle Dugand Román


“Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad aumentó cerca de un 50%”... Además, un 10% de la población mundial es afectada seriamente por problemas de estrés, y “los trastornos mentales representan un 30% de la carga mundial de enfermedad no mortal.” Así lo menciona un comunicado de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2016. Debido a los crecientes casos de depresión y ansiedad que se han visto en las últimas décadas, es probable que esta problemática aumente aún más, porque millones de personas siguen en distanciamiento social obligatorio. Los humanos somos animales gregarios y definitivamente nos hace falta ver a nuestra familia y amigos; este desafortunado evento, produce un aumento en la producción de cortisol, lo cual se traduce en estrés. Hoy más que nunca, es imprescindible la consideración de terapias alternativas a los productos farmacéuticos, que sean de bajo costo y alta efectividad a largo plazo para el manejo del estrés, ansiedad y otros trastornos mentales.


Es importante mencionar que cuando hablamos de un trastorno como la ansiedad, existen muchos síntomas que pueden categorizarla en distintos tipos. Por ejemplo, la ansiedad por separación (común en niños o madres dependientes) es diferente que la ansiedad social, pero en este artículo haremos énfasis en los trastornos de ansiedad generalizada, que según la Guía de consulta de los Criterios Diagnósticos (DSM-5), se define como: “una preocupación excesiva por un suceso futuro, la ansiedad se presenta con regularidad, con difícil manejo de la misma y entre sus síntomas se presenta, la inquietud, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, ataques de pánico, entre otros.”


Existen varios tratamientos posibles para manejar un trastorno de ansiedad, dentro de los que se encuentran la psicoterapia y la medicación. Sin embargo, en los últimos años se ha puesto a prueba la práctica de mindfulness o atención plena como tratamiento para pacientes con trastornos mentales y enfermedades crónicas. El mindfulness es una terapia meditativa originalmente creada para la reducción del estrés, sin embargo, hoy en día se utiliza como terapia complementaria o simplemente como una práctica diaria para elevar la consciencia. Durante miles de años distintas culturas han utilizado esta práctica como método de sanación y conexión son el ser, y actualmente, es usada eficazmente para mejorar la condición de pacientes con depresión, estrés crónico, ansiedad, dolor crónico, diferentes tipos de cáncer, diabetes, hipertensión y enfermedades autoinmunes.


Esta terapia puede ser complementaria a los tratamientos tradicionales y se considera de bajo costo y alta efectividad. El entrenamiento consiste en explicarle a los pacientes cómo aumentar la atención al momento presente; esto incluye sensaciones corporales, pensamientos y emociones. Adicionalmente, es ideal realizar esta práctica con una mente abierta y entregándose totalmente a la experiencia y hacia uno mismo. Las personas con trastornos de ansiedad generalizada tienen poca percepción del momento presente, y usualmente tienen dificultad para controlar sus emociones. El mindfulness, es muy recomendado como terapia complementaria en estos casos, y puede llegar a prevenir este y muchos más problemas si se practica constantemente.


En un ensayo controlado y aleatorio publicado en el 2013, los investigadores buscaron medir la efectividad de un programa de reducción del estrés, y de un programa de educación para el manejo del estrés en pacientes diagnosticados con trastorno de ansiedad generalizada. En este estudio se excluyeron todos los participantes que tuvieron previamente algún acercamiento o experiencia con la meditación y/o el yoga, para no interferir con los resultados obtenidos. Ambos programas tuvieron una duración de 8 semanas. El programa de educación para el manejo del estrés no contenía ningún componente de meditación. Ambos grupos fueron evaluados con distintas pruebas psicológicas para medir los resultados, tanto previo a los programas como al finalizar. Al culminar los programas, se observó que ambos eran efectivos para el manejo de la sintomatología presentada por el trastorno de ansiedad generalizada. No obstante, en el grupo participante del programa de reducción del estrés basado en Mindfulness, se observó una mayor reducción de la ansiedad y mayor consciencia del ser. El estudio sugiere que el programa de mindfulness es efectivo y benéfico para las personas con trastorno de ansiedad generalizada.


No sobra mencionar, que así no suframos de ansiedad, esta práctica nos puede ayudar a reducir el estrés y las preocupaciones; además ayuda a dormir mejor, gozar del momento presente más conscientemente, controlar las emociones, tener menos prejuicios personales, entre otros… Alguien que logra tener un control inmejorable de sus emociones, tiene superpoderes; no solo por el hecho de dominar su mente, sino porque logra reducir su producción de cortisol previniendo enfermedades crónicas relacionadas con el estrés.


Y tú, ¿qué esperas para empezar a obtener los beneficios del Mindfulness?


Puedes encontrar meditaciones gratis para empezar esta práctica en:

Acerca de la autora: Giselle Dugand Román


Psicóloga, graduada de la Universidad del Norte con posgrado en psicología positiva de la Universidad de Palermo. Profesora de Yoga y meditación desde el 2018. Certificada en mindfulness y aromaterapia.


Instagram: @gisedugand



118 vistas2 comentarios

Est. 2020

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram